Los establecimientos hoteleros suelen ofrecer comodidades a sus huéspedes, que muchas veces van más allá de la propia habitación en sí. Se trata de pequeños detalles que están incluidos en el precio de la estancia y que hacen que el viajero se siente más cómodo en el lugar. Estos son algunos de ellos.