Cada vez son más voluminosos y valiosos los objetos y artículos que los huéspedes roban de los hoteles. Estas perdidas se cubren aumentando el precio de las habitaciones.