Viajar es una de nuestras grandes ocupaciones, cuando tenemos tiempo libre y dinero en el bolsillo. Vacaciones de sol y playa en verano; escapadas urbanas durante los puentes; o turismo rural para relajarse un poco. Son clásicos de nuestros viajes.

Pero a veces podemos apuntar más alto. Hablamos de cuando el destino es el viaje y buscamos el mejor momento a medio o largo plazo para conocerlo. Hay lugares que hay que visitar al menos una vez en la vida. Lugares o experiencias. La web española HelloTickets tiene muchos de éstos. Hemos seleccionado cinco:

A poco menos de dos horas de París, puedes conocer la cuna del champagne francés. Al lado de Reims se encuentra la bodega de Moet & Chandon que incluye una visita a la tumba de Dom Perignon, el padre del champagne y a la catedral gótica de Reims, de más de 800 años de antigüedad. Contemplar los campos de viñedos y descubrir las curiosidades en la producción de este producto.

Este barrio es uno de los más visitados de Nueva York. A principios del siglo XX, se convirtió en centro de residencia para los afroamericanos, que llevaron sus costumbres y su cultura hasta crear un ‘Renacimiento de Harlem’ en la década de los años 20. Para conocerlo en profundidad, nada mejor que un tour a pie para disfrutar de la música en directo en una misa góspel o una visita a la Morris-Jumel Mansion, casa que sirvió como sede central de ambos bandos en la Revolución de las Treces Colonias, donde se enmarca la Guerra de Independencia americana.

Stonehenge es uno de los ejemplos de megalitismo más conocidos del mundo. Sus misterios y majestuosidad lo hacen una visita imperdible si quieres ir a Londres unos días. Visitar este lugar durante el solsticio de verano es una experiencia mágica. Los creyentes en los cultos ancentrasles y los curiosos se dan cita en el único día, junto al solsticio de invierno, en el que la gente se reúne alrededor de este círculo mágico para contemplar el atardecer.

Si te pasas por los Estudios de Warner Bross, apenas a una hora del centro de Londres, podrás empuñar tu propia varita. Adentrarse en el Gran Salón, curiosear el despacho del director de Hogwarts, Albus Dumbledore, y todo acompañado con guías que contarán anécdotas y entresijos de la grabación de las películas de Harry Potter. Una experiencia inolvidable, tanto para adultos como para niños.

La perspectiva de caminar por un mar de dunas y contemplar las estrellas pasar una noche en el desierto ya suena a una vivencia irrepetible. Si se añade la posibilidad de probar la cocina bereber y pasear en camello, una escapada al desierto del Sáhara posiblemente sea el mejor plan posible. Si nos parece poco, siempre podemos hacer una visita al Atlas y a pequeños pueblos bereberes para completar tu visita a Marruecos.