El monte Uluru, la formación rocosa sagrada que todo el mundo quiere escalar en Australia, dejará de estar abierto al público tras atender a las demandas de los aborígenes que lo habitan desde hace 30.000 años.