La pandemia mundial provocada por el coronavirus también está provocando alteraciones en la meteorológica y afecta, de forma indirecta, a las predicciones. Esto está pasando por las restricciones al tráfico aéreo, ya quem según advierte el Centro Europeo de Predicciones Meteorológicas de Medio Rango (ECMWF), los aviones recogen datos de la atmósfera.

Este es el modelo de referencia que se utiliza en Europa y que, según explica el portal meteorológico Meteored, HRES-IFS (ECMWF), está afectado indirectamente por el coronavirus ya que se ha reducido en un 65% los datos y observaciones meteorológicas que recogen los aviones en su tránsito entre Estados Unidos y Europa, por las restricciones establecidas entre ambos continentes por la pandemia.

La ECMWF admite que las observaciones basadas en aviones para los centros de predicción meteorológica se han reducido y que estas observaciones, junto a otras, son las que se utilizan para estimar el estado del sistema de la Tierra. De hecho, el organismo señala que los informes de las aeronaves solo son superados por los datos de los satélites.

El 23 de marzo, el número de informes de aeronaves sobre Europa recibidos y utilizados se redujo en un 65% en comparación con el 3 de marzo, cuando todavía no estaban vigentes las restricciones aéreas. Además, a nivel mundial la reducción fue de un 42% entre el 23 de marzo y el 3 de marzo. También observa de una reducción general en la densidad de informes entre el 2 de marzo y el 23 de marzo, particularmente en Italia y partes de Europa del este, según datos de Eumetnet.

Precisamente, señala que las aerolíneas de Estados Unidos proporcionan muchos informes, sobre todo de su territorio, mientras que los programas e informes de los aviones europeos, coordinados por EUMETNET fueron «particularmente afectados la semana pasada» aunque también señala que «otros programas han disminuido sustancialmente en los últimos días», según el centro europeo ECMWF.

En cuanto al impacto de las observaciones de aeronaves, ECMWF analizó pronósticos sin usar informes de aeronaves pero con todos los demás datos para estudiar el estado del sistema de la Tierra, en comparación con los que sí incluyen los datos aéreos. Precisamente, los mayores impactos en los pronósticos se centran en las predicciones en unos 250-200 hPa, es decir, aproximadamente a unos 11 o 12 kilómetros de altura.

Además, geográficamente, los mayores impactos están en el hemisferio norte, según añade el Centro Europeo de Predicción a largo plazo ECMWF que precisa que se pueden dar unas diferencias significativas a nivel de confianza del 95% a nivel estadístico.

En esta línea, añade que los mayores impactos están en el rango de hasta 24 horas por delante, pero se observa un impacto significativo en los pronósticos con hasta 7 días de anticipación. De hecho, los pronósticos de temperatura de 12 horas en el hemisferio norte son más de un 9% peores.

Para la ECMWF, estos estudios de sensibilidad demuestran que eliminar todos los datos de la aeronave degrada los pronósticos de viento y temperatura de corto alcance en esos niveles hasta en un 15%, con degradaciones significativas en todos los rangos de pronóstico de hasta siete días. Hay un impacto menor, pero aún estadísticamente significativo, en los campos cercanos a la superficie, hasta un 3% en la presión superficial.

Por su parte, desde el portal meteorológico Meteored, destacan la importancia de estos datos, que suponen el 13% del total que usa el ECMWF para que sus computadores realicen los cálculos matemáticos para hacer las predicciones. Meteored advierte de que es «previsible» que en las próximas semanas se note todavía más, al cancelarse un mayor número de vuelos en Europa y en todo el mundo.