El impacto de la crisis del coronavirus primero supuso cancelaciones de reservas y después ha dejado confinados a los turistas durante el estado de alarma. Ahora comienzan los cierres en el sector hotelero. Establecimientos de cadenas emblemáticas y hoteles individuales, todos sufren por igual la pandemia y muchos preparan sus ERTE para hacerle frente. Otros se convierten en hospitales.

El Gobierno publicará en los próximos días una orden ministerial por la que se decretará el cierre de hoteles y otros alojamientos turísticos de corta estancia, como campings o aparcamientos de caravanas en el marco de las medidas contra el coronavirus, según informa Europa Press.

Está previsto que la orden, una vez publicada, conceda a los establecimientos un plazo de una semana para su cierre. Además, se permitirá que sigan abiertos los alojamientos que, en el momento de declaración del estado de alarma, tuvieran clientes hospedados de manera estable, siempre que éstos puedan gestionar su alimentación y su aseo en sus espacios propios, sin tener que recurrir a espacios comunes.

Pero muchas cadenas ya lo están haciendo. La compañía Meliá Hotels International ha anunciado -como consecuencia de la pandemia de coronavirus- el cierre temporal, inicialmente hasta el 31 de marzo, de 45 hoteles en España, 5 en Italia, 5 en Alemania, 1 en la República Checa, 2 en China y 1 en Vietnam.

La multinacional con sede en Mallorca ha informado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) de que el listado de 59 hoteles cerrados y el plazo previsto para su reapertura se irá revisando en función de la evolución de la crisis sanitaria. Cuenta EFE que la empresa no ha detallado qué fórmulas de suspensión de los contratos laborales afectados por el cierre de hoteles aplicará mientras dure la pandemia.

Los hoteles de Meliá cerrados temporalmente en España están situados en Andalucía (13), Madrid (11), Cataluña (9), Mallorca (4), Comunidad Valenciana (3), País Vasco (2), Mérida, Zaragoza y Tenerife.

El grupo hotelero español Iberostar también anunció el cierre temporal de sus 38 hoteles en España, una medida que “previsiblemente” extenderá en breve a otros países, y aplicará una “suspensión temporal de la actividad laboral a escala global” a raíz de la crisis de la pandemia del coronavirus.

La crisis del coronavirus y el estado de alarma han llevado hasta la fecha a unos 250 hoteles de Andalucía a cerrar de forma temporal y a reagrupar a los clientes que quedan en los establecimientos que más ocupación tienen. Solo en la Costa del Sol han paralizado su actividad más de cincuenta hoteles.

La Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT) -que representa a más de 15.000 establecimientos- ha instado a sus asociados a dirigirse a la autoridad laboral para solicitar la tramitación de los ERTE por fuerza de causa mayor.

El Gremio de Hoteles de Barcelona ha enviado una circular interna a todos sus asociados en el que recomienda no aceptar nuevos clientes para propiciar el cierre temporal de hoteles ante el coronavirus. También ha pedido que los hoteles recomienden a sus clientes que dejen los establecimientos y que pidan a los que se queden que mantengan las normas de confinamiento establecidas para toda la población.

El sector hotelero madrileño ha puesto a disposición de la Comunidad de Madrid 60.000 camas para albergar a pacientes de coronavirus. Estas plazas se dedicarán a “tener ahí en aislamiento a las personas que ya no puedan estar en casa pero tampoco requieran de una UCI”.

La Comunidad decidió la semana pasada poner en marcha “hoteles medicalizados”, dotados de médicos y enfermeros, para albergar a aquellos pacientes que tengan patologías leves y requieran aislamiento domiciliario pero vean dificultada la permanencia en su domicilio.

Los hoteles medicalizados, una iniciativa novedosa frente al coronavirus en la región, comenzaron a instalarse este miércoles para atender a personas que ya tienen buen estado de salud pero que aún requieren aislamiento.