El Programa de Caminos Naturales nació en 1993. Se trata de antiguas vías de ferrocarril, canales, caminos de sirga, vías pecuarias, sendas, e incluso, antiguos caminos públicos, que vuelven a ser utilizados. Tuvieron papel histórico y económico, y ahora lo recuperan en el medio rural.

Son más de 10.000 kilómetros de sendas y vías, que el Ministerio de Agricultura ha construido sobre viejas infraestructuras de transporte. Ahora se les da un uso sostenible en el medio ambiente, dedicadas a usos senderistas, ciclistas y ecuestres.

Recorremos aquí los Caminos Naturales que existen en la provincia de Cáceres. Son seis en total:

Este Camino Natural procedente de las provincias de León, Zamora y Salamanca. Recupera para uso de caminantes y cicloturistas el trazado del ferrocarril Palazuelo-Astorga, puesto en servicio en todo su recorrido (347,5 km) en julio de 1896 (aunque hubo tramos inaugurados previamente) y cerrado al tráfico desde el 1 de enero de 1985 en el tramo Plasencia-Astorga (330,8 km).

Está formado por siete sendas interconectadas entre sí, cuyos recorridos suman un total de 15 km. Con una localización privilegiada en plena sierra de Gata, el Camino Natural del río Rivera de Acebo permite, a través de sus siete sendas, recorrer espacios de alto valor natural, algunos de ellos incluidos en la Red Natura 2000. El agua juega un papel primordial en este entorno, existiendo numerosos cursos de pequeña y mediana entidad en buen estado de conservación.

Se pueden encontrar lugares de impresionantes vistas de altura y panorámicas de la serranía, recorridos por laderas de porte predominantemente arbóreo, bosques de ribera o por parajes con protagonismo para el matorral. También se hallan elementos de interés histórico, como el antiguo camino del Puerto de Castilla.

Situada en la zona de transición del Parque Nacional y Reserva de la Biosfera de Monfragüe, esta ruta aprovecha parte del antiguo trazado de ferrocarril Madrid-Valencia de Alcántara, discurriendo cerca de la vía que presta este servicio hoy en día, entre dehesas de alcornoques y encinas en las que pasta el ganado bovino y el porcino ibérico.

La comarca de Las Villuercas toma su nombre de la sierra que la rodea. Entre los valles del Tajo y del Guadiana, esta comarca es especialmente famosa por su singularidad geológica que genera otras particularidades, tanto hidrológicas como botánicas.

Este camino natural, que sirve de unión entre los Caminos Naturales Vía Verde Vegas del Guadiana y Vía Verde de La Jara, permite descubrir un interesante patrimonio natural: la Lorera de la Trucha, el Corredor Ecológico y de Biodiversidad Río Guadalupejo o la ZEPA de la Sierra de Las Villuercas. Pero también patrimonio histórico-artístico: el monasterio de Guadalupe, que es Patrimonio de la Humanidad, o la mayor concentración de pinturas rupestres de Extremadura, la de Las Villuercas.

Este recorrido une Villanueva de la Serena (Badajoz) con Logrosán (Cáceres). Sigue un antiguo camino ferroviario proyectado para comunicar esta zona con Talavera de la Reina, cuyas obras se abandonaron definitivamente al inicio de la Guerra Civil. Su trazado, de 57,8 km, ofrece al viajero, además de la belleza de su paisaje, la posibilidad de acercarse a conocer la mayor área de invernada de las grullas que, procedentes del norte de Europa, acuden puntualmente cada año a su cita con las mejores dehesas peninsulares.

Describe un trayecto de 176,3 km, comenzando al sur del casco urbano de Cáceres hasta finalizar al oeste de Valverde de Leganés, aproximadamente a 30 km sur de la ciudad de Badajoz. Este Camino Natural está dividido en dos rutas.

La primera es una ruta circular de 50 km, que recorre el entorno al sur de la ciudad de Cáceres, y la segunda, de trazado lineal y con un recorrido de 126,3 km, une las ciudades de Cáceres y Badajoz y prosigue hacia el sur hasta las inmediaciones de Valverde de Leganés. Este Camino Natural se sirve en la mayoría de su recorrido de vías pecuarias, como Cañadas Reales, veredas o cordeles.